Un día como hoy

Estrasburgo, es una ciudad francesa situada en la región histórica y cultural de Alsalcia. En donde sobresale un icónico edificio de acero inoxidable y cristal, el cual refleja las tranquilas aguas del bajo rio Rin, construyendo un hito simbólico pero sin llegar a ser monumento y que a su vez es acogedor y humanístico, conservando esa dignidad del ser humano. Todo es sereno, excepto por el rugido del tráfico en la calle de dos carriles. La ciudad de Estrasburgo y el edificio de la Corte Europea de Derechos Humanos van de la mano.

Cuando se habla de la historia de derechos humanos, frecuentemente el nombre que viene en primera instancia es el de la diplomática Eleanor Roosevelt, porque fue ella quien presidió el comité de redacción, sin embargo fue René Cassin quien entintó a pulso de pluma y papel el primer borrador de uno de los derechos más importantes de todos los tiempos, y es sin duda alguna tan emblemático como el mismo Tribunal.

René Cassin, según el sitio Nobel Prize, lo declara como el padre de los Derechos Humanos “…fue el cerebro y el motor de la Comisión de la ONU que elaboró la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948”. La Declaración Universal de Derechos Humanos es una declaración de derechos fundamentales, establecida por las Naciones Unidas. No es un tratado en sí, sino que define las palabras: libertades fundamentales y derechos humanos en la Carta de las Naciones Unidas, que es vinculante para los Estados Miembros. Si se toma conjuntamente  los derechos humanos de las Naciones Unidas y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, se constituye así la Carta Internacional de Derechos Humanos.

La Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada el 10 de diciembre de 1948, es una de las obras más profundas de la civilización humana. En ella se afirma, por primera vez en la historia, la equidad de derechos y dignidad de todos los seres humanos sin distinción. Este ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, debe ser defendido hoy en día con más fuerza que nunca. Porque a pesar de los considerables avances logrados desde hace más de medio siglo, la pobreza y las desigualdades, la violencia del racismo, las discriminaciones y los conflictos representan una inmoralidad a escala mundial y constituyen una vulneración masiva e inaceptable de los derechos fundamentales.

Actualmente, en Oriente Medio y en otros lugares, millones de mujeres y hombres se ven forzados al exilio para escapar de la persecución, poniendo su vida en peligro: miles de estas personas mueren en el camino, mientras que el resto se enfrenta al rechazo, a la sospecha y al odio. Millones de personas están obligadas a escapar de las consecuencias del cambio climático, del cual no son responsables. En todas partes, son los más pobres y los más vulnerables quienes más sufren a causa de esta situación. Contra la violencia y ante la necesidad de combatir la amenaza del terrorismo, pobreza, discriminación… existe la tentación de renegar de los derechos fundamentales y las libertades esenciales que son la base de la vida en sociedad. El respeto de los derechos no es un compromiso abstracto definido en una carta, es una lucha cotidiana de cada uno de nosotros.

Los derechos humanos nos pertenecen por igual, nos mantienen unidos como una comunidad mundial que comparte los mismos ideales y valores. Y es importante conocerlos y defenderlos. Un defensor de los derechos humanos, puede ser cualquier persona que actue en cualquier momento para la promoción y protección en derechos humanos. El término defensor de los derechos humanos, se refiere a toda persona, que de forma individual o junto a otras personas, actúa para promover y defender los derechos humanos, por ejemplo una persona defensora puede :

-Llevar a cabo acciones para hacer los derechos humanos.

-Buscar la implementación de estos derechos humanos y asegurarse de que sean respetados.

-Actuar frente a una violación de los derechos humanos o prevenir toda situación de posibles violaciones, entre otros.

No existe una definición estricta de los defensores de derechos humanos, por tanto una persona que es defensora se define ante todo por lo que hace, por sus acciones y no por quien es, ni por su identidad, edad, religión, genero o nacionalidad.

Sin embargo el camino de los defensores de derechos humanos no ha sido fácil. En México, durante el sexenio de Enrique Pena Nieto, 302 organizaciones resultaron afectadas por diversos delitos, desde amenazas hasta homicidios. De acuerdo al estudio « La esperanza no se agota » de la Red Nacional de Organizaciones Civiles de Derechos Humanos « Todos los Derechos para Todos y Todas » (RED TDT) al menos 106 personas defensoras de derechos humanos en el país han sido asesinadas, mientras que otras 81 se encuentran desaparecidas.

No todas las actividades a favor de los derechos humanos suponen un riesgo para los defensores, y en algunos Estados éstos generalmente están bien protegidos. Sin embargo en el caso de México y en otros países de America, la situación continua complicada al seguir siendo una de las regiones más violentas y desiguales en el mundo. De acuerdo a Amnistía Internacional, en todo el continente la situación de crisis de los derechos humanos se vio acelerada por una tendencia al aumento de los obstáculos y restricciones de justicia y a las libertades fundamentales, con aumentos en la represión tornándose más violentos.

En México, la violencia continúa generalizada. Se siguen recibiendo informes de tortura, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias. La impunidad por violaciones de derechos humanos y crímenes de derecho internacional, sigue persistiendo. Veamos algunas fallas que Amnistía Internacional señala en cuestión de derechos humanos:

Violencia: las autoridades registraron 36,056 homicidios hasta noviembre 2016.

Ejecuciones extrajudiciales: las autoridades de ejecuciones extrajudiciales siguen gozando de impunidad debido a que las investigaciones no se llevan a cabo adecuadamente.

Tortura: Según A.I, la impunidad por tortura y otros malos tratos seguía siendo casi absoluta, con numerosas denuncias. La violencia sexual como forma de tortura era habitual durante las detenciones de mujeres.

Desapariciones Forzadas: A.I denunció que según el gobierno 29,917 personas (22,414 hombres y 7,503 mujeres) se hallaban en paradero desconocido.

Periodistas y defensores de derechos: durante todo este año, ha continuado las amenazas, hostigamiento, intimidación, agresiones y homicidios contra periodistas y defensores de derechos humanos.

Violencia contra las mujeres y niñas: la falta de datos precisos, actualizados y desglosados sobre la violencia de género en México, sigue constituyendo un importante obstáculo para abordar el tema propiamente.

El mundo necesita urgentemente más conciencia de la importancia de los derechos humanos, mas personas que actúen al servicio de éstos, para promoverlos y protegerlos.  Necesitamos paz, para  concentrar nuestros esfuerzos, inteligencia y recursos en el combate de los verdaderos enemigos de nuestra especie: el hambre, la pobreza, el subdesarrollo, la destrucción del medio ambiente, el analfabetismo, las enfermedades, la creciente marginación a que está sometida hoy la inmensa mayoría de la población del planeta.

Necesitamos luchar unidos por los principios de la raza humana. Se necesita concertar nuestros esfuerzos por encima de las diferencias. Los invito queridos lectores, a reflexionar arduamente, ¿Qué puedes hacer tú en tu entorno para contribuir y mejorar tu sociedad?  Un paso a la vez. Una acción a la vez. Es todo lo que necesitamos.

 

Caminemos juntos por la protección y promoción de los derechos humanos. 

 

-Por Marisol Romero

Facebooktwitterlinkedin

One Reply to “Un día como hoy”

  1. Fernando Romero González

    La defensoría de los Derechos Humanos tiene una cargada política terrible el mundo hoy por hoy se deja llevar sobre todo por los malos manejos de la política y de las interrelaciones de los países en lo personal debería de interactuar en las relaciones del mundo como convertir los países en regiones relativamente históricas Y dónde es su trascendencia ha sido única lo peor de una cultura es haber sido dividida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *