Con amor de Siria.

Quienes me conocen sabrán que mi trayectoria profesional se ha inclinado en gran medida hacia la protección y promoción de los derechos humanos y los movimientos migratorios, el derecho internacional de los trabajadores migrantes y sus familias, y cabe destacar la protección de los derechos de los refugiados y solicitantes de asilo. Hace un par de días, me encontraba en Londres cerca de Trafalgar Square. Cuando mi atención fue captada por una pequeña nota al lado mío:

“Yo quiero a mis hijos, ellos siempre

están conmigo, no tienen nada.

La única cosa que podemos darles son emociones,

emociones y amor.

Es la única cosa que podemos hacer”

  -Modyan, father y un refugiado de Siria.

Huida y desplazamiento, son conceptos que a menudo son confundidos, cuando se habla de refugiados. En este articulo espero esclarecer este tema tan controversial, que tiene la urgencia de ser entendido.

¿Huida o desplazamiento de los refugiados?

En los últimos años el tema de los refugiados ha ganado importancia en la agenda mediática y política internacional. ¿Cuántas veces hemos escuchado de los refugiados y solicitantes de asilo que vienen de Siria? ¡Cientos! – quiero imaginar.

El número de refugiados globales se encuentra en su cúspide desde 1945: 21.3 millones de personas que huyen de sus hogares (UNCHR).  Para ser clasificado como refugiado, se necesita cruzar fronteras internacionales. Muchas de las personas que huyen de la violencia no están en condiciones de hacerlo, por lo que surge un fenómeno subyacente al tema: el desplazamiento, y no el refugiado. El número de personas que han sido desplazadas de sus hogares por violencia, es mucho mayor a 65.5 millones, siendo ésta la proporción más alta de la población mundial jamás registrada.

De acuerdo con Alexander Betts, Director del Centro de Estudios para Refugiados de la Universidad de Oxford, hoy en día las personas en búsqueda de refugio no huyen de la pobreza,  sino del peligro. La travesía de los refugiados ocurre cuando en una sociedad determinada se deja de proveer seguridad a sus ciudadanos, y que por alguna razón termina en un desorden social violento. Durante la década de 1935-45 Europa experimentó tal desorden: el surgimiento del fascismo en Alemania fue peligroso para los judíos, desembocó una guerra civil en España y una ideología análoga en Japón apoyó una invasión en China. Cada  uno de estos eventos provocó enormes dislocaciones civiles. Aunado a esto, la Segunda Guerra Mundial devastó regiones enteras.

Pero, vuelvo a  remarcar,  los peligros que han producido el problema actual de los refugiados, tiene un origen distinto.  El problema de la violencia en masa, es que pueden ser muchas las circunstancias que pueden detonarla. Las sociedades violentas son análogas a lo que León Tolstoi describe en familias felices: cada una se vuelve violenta a su manera, y se definen mejor por lo que no son: naciones seguras para la gente ordinaria.

Ninguna sociedad es completamente segura, en Estados Unidos, la gente de color es susceptible a ser disparada por la policía;  en Arabia Saudita se lapida a las  mujeres adulteras; en Rusia es completamente imprudente denunciar a Putin. Cada uno de estos actos son censurados y deberían ser un foco de preocupación. En algunos casos, cuando el riesgo individual es grave y dirigido, las personas pueden llegar a solicitar asilo. Sin embargo, esto no es lo que está impulsando la huida hacia el refugio.

La fuente tradicional de violencia es un conflicto interestatal. La violencia que luxó vidas civiles en China en 1930, Rusia en 1940 y en Corea en 1950, ocurrieron por la invasiones hostiles de sus países vecinos. De esta forma,  una condición para la seguridad es que un país sea lo militarmente fuerte para poder protegerse de la invasión de enemigos extranjeros. ¿Cierto?  La verdad es que muchos de los países, ni siquiera tienen tales enemigos, con tales disposiciones.

Entonces, si la violencia en masa no viene del exterior, es porque viene desde el interior. Y  tal desorden social, se produce solamente si dos fuentes distintas de seguridad interna colapsan al mismo tiempo. La fuente más atractiva de la seguridad interna es la legitimidad, la mayoría de los Estados, sean democráticos o no, tienen suficiente legitimidad a los ojos de sus ciudadanos para que la gente esté dispuesta a cumplir con las reglas dentro de un Estado. Aquellos Estados cuya legitimidad es aceptada por la mayoría de los ciudadanos, necesitan menos recursos para hacer cumplir sus reglas. Por ejemplo, en Gran Bretaña la policía normalmente se encuentra desarmada, mientras que en Corea del Norte, se necesita hacer uso de la violencia estatal contra los ciudadanos, sea para ser substancial o séase para ser un recordatorio constante del poder del Estado.

Sin embargo, a pesar de la falta de legitimidad, Corea del Norte no ha desembocado en violencia de masas. Kim III mantiene el mismo orden que Kim II y Kim I: por medio de la represión brutal. La represión brutal amenaza a la violencia de masas contra los ciudadanos: si hubiese un levantamiento, la gente probablemente sería asesinada a sangre fría. Pero la amenaza a pesar de todo, está ahi, latente.

El efecto que se produce en este tipo de sociedades, es tan horrible y tan creíble, que la fuerza no necesita ser utilizada. Evidentemente, y al fin de al cabo, lo que importa para la seguridad interna de un Estado, es el grado de legitimidad en relación con la capacidad del Estado para ejercer su fuerza coercitiva. Todos los Estados necesitan de alguna forma coerción, ya que ningún gobierno por más inclusivo y sensible que sea, gana la aceptación universal. Todas las sociedades cuentan con “bribones recalcitrantes” que consideran sus agravios como una licencia para la violencia. Como ejemplo de esto, se puede mencionar el caso de Suecia, que según los criterios convencionales, en los años 80 estaba tan cerca de llegar a la perfección terrenal como Estado, sin embargo, esto no impidió que su primer ministro, Olaf Palme, fuera asesinado en la calle. La legitimidad y la fuerza coercitiva reducen el riesgo de que una sociedad colapse en  violencia de masas. Un Estado puede mantener la seguridad de sus ciudadanos con muy poca fuerza coercitiva si tiene alta legitimidad, o por el lado contrario, un Estado puede mantener la seguridad de sus ciudadanos con muy poca legitimidad si tiene suficiente fuerza coercitiva.

Con lo anterior, se puede decir que al delinear las condiciones de seguridad, también es posible delinear su antítesis: la fragilidad de un Estado. Un Estado frágil es un país pobre marcado por la debilidad de la capacidad Estatal y la legitimidad, de hecho, existe una sorprendente correlación entre los niveles de fragilidad y los niveles de desplazamiento. Se define como Estado frágil, a todo Estado que no cuenta con ningún tipo de defensa contra  la violencia de masas.

Entonces si la fragilidad es la causa que provoca el desplazamiento de miles de personas, la pregunta natural a esta cuestión, seria ¿Por qué la fragilidad ha aumentado en los últimos años? ¿Qué ha causado esta fragilidad?

Francamente no se puede encontrar una única causa que tan solo con cambiarla o corregirla, se puedan detener los efectos producidos por la misma. La fragilidad ha aumentado en los años recientes debido a una combinación de varios cambios globales importantes.

En el siguiente articulo se hablara sobre una serie de hechos en la historia que han causado la fragilidad internacional, soportado por ideas de Paul Collier, Alexander Betts, y mis propias aportaciones.

Te dejo algunas pistas: #DemocraticPeace #YesWeCan #TheResourceBooms #Islam

 

Espero te haya gustado.     ¡Comparte tus ideas en este apartado! ¡O Simplemente da clic en el icono de compartir en FB, Twitter o Linkedin! ¡Gracias!

 

 

-POR MARISOL ROMERO.

Facebooktwitterlinkedin

4 Replies to “Con amor de Siria.”

  1. lali

    Está interesante y conciso. Me agradaría saber porque estas en Gran Bretaña Y Escribes En Español en una página para Francia. Incluye lo de Alepo y los cientos de refugiados en tú propio país, como son los que huyen del.narco de Chíapas, Tabasco y demás y están contenidos en la capital que sufre cada vez más de estos deterioros sociales. Gracias. Nota al calce. Mi familia que lejos de pudiente hacemos un apostolado dirigido si Así se lee por La muy lastimada y perseguida Iglesia Católica. ..trabajamos apoyando a varias casas del migrante y albergues para refugiados, casas de acogidas y de protección hay varias familias mexicanas.

    • marisolromero

      Lali, gracias por tu comentario. Este articulo tendrá una secuela, pues el tema de migración internacional es muy amplio. Claro, de hecho trabajo en una investigación de gobiernos comparados para en un futuro poder aportar en este tema a mi hermoso pero my sangrado país. México tiene un problema grandísimo de migración, siendo un país de transito, muchos inmigrantes, en su mayoría que ingresan a nuestra nación de manera ilegal, que al no llegar a su meta, digamos, Estados Unidos, se quedan en México. Siendo entonces un problema que no ha podido ser tratado como es debido, desencadenando problemas tangentes como: violación de derechos humanos, xenofobia… Necesitamos más personas como ustedes.
      Si puedo ayudarte en algo sobre el mismo tema, no dudes en escribirme. Felicidades por la labor que hacen! Saludos.

  2. Ana Gaby

    Primero que nada te extiendo una felicitación por tu interés en este tema tan polémico y que tanto necesita de nosotros. Al leer tu artículo intente trasladarme hasta el lugar del problema pero mi mente no dejaba de pensar en mi querido México, afectado por la violencia y poca legitimidad. Hay mucho por hacer en este mundo, sigue creciendo en ésta que es tu carrera y ayuda a México desde donde quiera que te encuentres. Nuestro granito de arena poco a poco logrará los cambios que necesitamos para prosperar como Nación.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *